Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2014

¿Qué es un Geko?

Por lo visto nada que ver con lo que me ha salido a mí, lo acabo de mirar en la Wikipedia. Con la ilusión que me hacía hacer un amigurumi. Ni siquiera he acertado con el color de la lana, ni con el número de patas, ni con el largo de la cola (al final le he añadido un trozo que no sale en las fotos), eso sin mencionar que para colocar los ojos de seguridad tuve que hacer poco menos que bricolage. Vamos, un poco desastre. 
El caso es que mi bicho es este. Como me hacía ilusión hacerle fotos en su medio natural (que es el patio de mi casa) lo he sacado a la calle y ale, a posar se ha dicho. Por los ojos le noto que es feliz.



El patrón lo he sacado de Cosiendo con mi Blythe, así que muchas gracias Olga, cuando sea mayor yo también quiero tener una Blythe.

Ya están aquí las lanas de invierno.

En L de Lana tenemos novedades. Llegaron las lanas de invierno. Yo soy de las que no puede aguantar el abrir los regalos, o el estrenar las cosas. Imagínate lo mismo pero con las cajas del pedido. Me podía la impaciencia. Necesitaba verlas colocadas ya, aunque eso supusiera el tener que reestructurar la tienda. Ahora ya están todas ( o casi todas) en su sitio y al fin puedo respirar.



Yo trabajo con Lanas Stop. Las calidades que he seleccionado para esta temporada son Nuvole (ideal para mantas y ropa de bebé), Joy con ese puntito brillante para prendas de fantasía, Top Merino, Moa Merino y York Merino para gorros, jerseys, bufandas..., Aran y Belt para jaspeados y Noruega que es de esas gordotas que cunden una barbaridad. En su web vienen un montón de ideas para hacer, y yo iré publicando las cosas que vaya haciendo con ellas.


¿Os animáis a probarlas?





Mi Tía Juana.

Tenía pensado publicar un post sobre los talleres pero he decidido dejarlo para más adelante. Todo esto de la inauguración de la tienda ha revuelto un poco mis recuerdos y ha hecho que tenga muy presentes a quienes me iniciaron en esto de las labores y que, precisamente hoy, tenga la necesidad de hablar de mi tía Juana.
Parece que la estoy viendo entrar en el salón con una bolsa de plástico pequeña, de esas de farmacia, con un ovillo de hilo, una aguja y sentarse a hacer ganchillo. Era lo normal. Y mientras los demás jugaban o se iban con la bici, yo me quedaba con ella, con mi abuela y con "mi labor". Mi abuela refunfuñaba mucho pero mi tía solía estar siempre de buen humor. Me ayudaba a contar, me hacía deshacer cuando me confundía, me enseñó a hacer el anillo mágico sin llamarlo anillo mágico. Creo que fue ella la que me regaló mi primera aguja. ¡Cuánto añoro esos ratos!
Murió de cáncer hace ahora tres años y la echo mucho de menos. Estoy segura de que aún si estuviera a…

Sobre L de Lana

Ahora que ya me conocéis a mí, me gustaría presentaros a L de Lana. 


L de Lana es mi proyecto pero es fruto del trabajo y del apoyo de muchos: de mi padre, mis hermanos y mi marido que me ayudaron con la obra, de mi hermana y su pasión por los colores, de Oscar que dibujó los planos, de Carmina que diseñó el logo, de Paco y su "La Lana de la Ele" base de "L de Lana", de mi chiquitín que mientras estaba preparando el local cada vez que oía un ruido me preguntaba ¿estás bien, mamá?, eso sí, sin soltar la tablet, de mis cuñados, suegros, de mis tíos, de mis primos, de mis amigos (lo que vendría a ser La Gran Familia de La Ele...).
L de Lana nace como un espacio (lo que se ha venido en llamar tienda-taller) donde comprar materiales, donde aprender o donde simplemente compartir conversación y labores conmigo alrededor mi mesa camilla, que era, o sí o sí, uno de los imprescindibles de la tienda.


Para ser sincera no tengo aún ni la mitad de las cosas que me gustaría, per…

L de Lana, sobre mí.

Hola a todos, creo que lo correcto es comenzar presentándome: Me llamo Elena y estoy detrás de "L de Lana".
Desde que tengo uso de razón me recuerdo con una labor en la mano. Igual pensáis que lo digo por decir, por eso de vender lo que uno hace, pero en mi caso es verdad. Mi infancia está marcada por tres sonidos: el tictictic de las agujas cuando mi madre hacía punto (era una máquina), el que hacía la lana al deshacer un trozo mal hecho (¿a qué sabéis a cuál me refiero?) y el que hacía la bolsa en la que mi abuela guardaba el ovillo al sacar más hilo. 
Sobra decir que mi familia era una de esas en las que las niñas hacían labores y los niños no (bueno, los niños y mi hermana, a la que tuvieron que dejar por imposible). Imaginaos esas eternas tardes de verano en el pueblo, mi abuela y yo sentadas en el portal, aguja en mano, cadeneta va, cadeneta viene. Lo que no recuerdo es haber terminado nada, ¿será porque deshacía más que hacía?.
Mi madre sólo hacía punto. Lo hacía porque …

Ya está todo listo...¡¡¡abrimos!!!